×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 79

Comentarios

 

Carta a los Diputados

Les escribo para exponerles mi preocupación por las implicaciones que conlleva el proyecto llamado “Reforma a la Ley de Armas y Explosivos”.

Los promotores del proyecto lo han fundamentado en estadísticas sesgadas y confusas, que recopilan todo tipo de sucesos en los que media el uso de un arma de fuego, sin aportar un solo dato claro y concreto del supuesto efecto perjudicial de las armas legalmente inscritas en manos de los ciudadanos honestos.

Martes, 13 Julio 2010 Escrito por

Se acerca un nuevo proceso eleccionario.

Se acerca un nuevo proceso eleccionario.
, se acerca una nueva oportunidad de participar en la gestión de un necesario cambio personal y comunal
El próximo de diciembre las y los costarricenses, nuevamente, seremos convocados por el Tribunal Supremo de Elecciones para que de manera transparente y pacífica, escojamos, esta vez, a las y los alcaldes que asumirán para la dirección del principal organismo comunal como son la municipalidades.
Desafortunadamente, en el pasado, la participación ciudadana ha sido muy pobre, con lo se pudieron elegir personas, que al ver cómo han cumplido con sus deberes públicos, quedó muy claro, que no eran las y los más indicados.
Pareciera que muchas personas no tienen claro que las autoridades municipales, cuidado si no, son más importantes para nuestro diario vivir, que las nacionales pues las primeras están directamente involucradas con asuntos más cotidianos que afectan la calidad de vida de los vecinos que viven en una determinada área geográfica.
Las funciones municipales, tradicionalmente, se han limitado a tareas que habrá quienes las podrían de calificar equivocadamente de poca significancia, como es recoger la basura, cuidar los parques y mantener en buen estado las carreteras adscritas a su jurisdicción geográfica. Pero lo cierto, es que las municipalidades, tienen también competencia directa en el mejoramiento integral de la calidad de vida de quienes viven dentro de cada municipio.
Hablar de mejoramiento del nivel de vida de las personas, necesariamente, tiene que ver con temas tan  importantes como son la Salud, Educación, Seguridad, Recreación y esparcimiento. Además del mantenimiento de la infraestructura del cantón.
Tradicionalmente, los municipios han reclamado que los recursos financieros que tienen, no les alcanzan prácticamente para nada pues casi todos ellos se les consumen en salarios y mantenimiento de los equipos de recolección de basura pero lo cierto, es que casi todas las municipalidades del país, no han caído en cuenta del gran potencial de trabajo que tiene el voluntariado.
Existen miles de personas, en todos los cantones del país, dispuestas a trabajar sin recibir retribución monetaria, con tal de mejorar las condiciones de vida propias y de sus familias. Lo que ha faltado ha sido organización y método, para que se convoque a las y los vecinos a involucrarse en el mejoramiento del lugar donde viven y/o trabajan.  La otra carencia ha sido de la existencia un Plan Estratégico Comunal que precisamente señale el rumbo y la forma en que ese trabajo comunal voluntario va a ser realizado para satisfacer necesidades concretas de un determinado cantón.
En diciembre próximo se elegirán las nuevas alcaldesas y alcaldes de todos los municipios pues entonces, desde ya, deberíamos todas y todos los vecinos de los diferentes cantones del país, abocarnos a la tarea de organizarnos para ubicar y apoyar a aquella persona que pensemos interpreta y representa mejor el sentir de la mayoría las y los vecinos. Esto a su vez, creará un compromiso real de parte de quien salga elegida o elegido y quienes hicieron posible su designación. Por lo tanto, si realmente, queremos que las cosas cambien para bien en nuestro cantón, debemos tener claro que hay ser parte activa de ese cambio.
Se acerca una nueva oportunidad de participar en la gestión de un necesario cambio personal y comunal
El próximo de diciembre las y los costarricenses, nuevamente, seremos convocados por el Tribunal Supremo de Elecciones para que de manera transparente y pacífica, escojamos, esta vez, a las y los alcaldes que asumirán para la dirección del principal organismo comunal como son la municipalidades.
Lunes, 12 Julio 2010 Escrito por

SI SEMBRAMOS VIENTOS …

La agresión sufrida por la directora de una institución educativa, a
mano armada por parte de un estudiante, tocó el alma de la ciudadanía,
bueno, eso esperaría uno, ¿será así?
Aparte de la solidaridad con la estimable educadora y su familia, y
por qué no, también con la familia del joven agresor, este doloroso
incidente se presta para la reflexión acerca de la situación de la
educación en el país, del papel que cada uno de sus actores cumple y
concretamente de la valoración que la sociedad costarricense actual
tiene de la educación y de los educadores.
La educación es una actividad social y por tanto depende de la
sociedad, no solo presupuestariamente, también de las expectativas que
ésta le plantea, de las exigencias que le impone, de las metas que le
traza, de los apoyos que le brinda.
¿Cómo valora la sociedad costarricense a la educación? La primera
respuesta, sobre todo si nos atenemos a los hechos históricos ligados
a la educación, sería sobresaliente. El nombramiento de un maestro
como primer jefe de Estado, la declaratoria de la educación primaria
como obligatoria y costeada por el Estado, hace ya más de 140 años, y
la aprobación de la ley que asigna un 8% de PBI al financiamiento de
la educación, son algunos de los hitos que demuestran tal valoración.
Y en el plano particular, muchos somos testigos y beneficiarios de la
altísima valoración que las familias costarricenses, en una gran
mayoría, han tenido y tienen de la educación.
¿Pero se traduce esa sobresaliente valoración de la educación en
acciones concretas a favor de la actividad educativa?, ¿qué hay de la
escuela y del colegio, cómo son vistos en cuanto instituciones?, ¿qué
pasa con los educadores?  Me temo que este acercamiento a la realidad
concreta nos haga perder unos puntos de optimismo. Y esto vale tanto
para el nivel de lo general, de las decisiones políticas y económicas,
como para el nivel más concreto de las comunidades, de las familias,
de los individuos, de los padres de familia. Para examinar este temor
apelo a su experiencia, a su memoria, a su observación. Y para una
mayor contundencia le invito a que empecemos con los educadores, con
los maestros, con su imagen, con su lugar en la sociedad, con su
valoración en el seno de la familia, con la autoridad que se les da o
se les quita a los ojos de los niños, de los jóvenes, de la vida
familiar.
Pensemos seriamente en eso, no solo a la luz del doloroso incidente
que hoy nos ocupa, ni siquiera a la luz de las difíciles experiencias
que a diario enfrentan cientos de educadores en sus aulas, en sus
instituciones y comunidades; hagámoslo a la luz de la experiencia
diaria, de esas manifestaciones hogareñas, de la calle, de la
comunidad, del centro de trabajo, que intencionadamente o no,
resquebrajan la imagen del educador, hacen añicos su autoridad y dejan
al principal gestor del hecho educativo en desventaja para enfrentar
el cada vez más difícil reto de formar a nuestros niños y jóvenes con
rectitud, en un mundo tortuoso y escarpado.
La agresión sufrida por la directora de una institución educativa, a  mano armada por parte de un estudiante, tocó el alma de la ciudadanía, bueno, eso esperaría uno, ¿será así?
Sábado, 10 Julio 2010 Escrito por

Estoy a favor de pedir ayuda internacional para combatir el narcotráfico y el crimen organizado.

El problema de la inseguridad nacional tiene muchas vertientes y aristas, pero no hay puntos definitivos e incuestionables, como las siguientes; 1. la inseguridad se dispara por la brecha social entre ricos y pobres; 2. la pobreza y el desempleo impulsan la delincuencia; 3. hay formas de agresión como la violencia domestica que están llevando a las nuevas generaciones a trasgredir el orden a través de vandalismo y drogadicción; 4. si no hay oportunidades en la zona rural y si hay deserción escolar, tenemos campo fértil para el crecimiento de las bandas juveniles en la zonas urbanomarginales, y, 5. hay actores poderosos en la inseguridad ciudadana, sobre todo narcotráfico, el consumo de drogas ilícitas y el crimen organizado.
Costa Rica es un país pobre, sin ejercito, con un cuerpo jurídico que ha demostrado ser endeble y alcahuete, que tiene demasiados problemas para meter a los bandidos a la cárcel, además de un país con pocas cárceles, con restricciones anodinas y estúpidas para las personas buenas que quieran armarse para su defensa propia, y beneficiar carcelarios que sacan a la calle a gente que acaba de matar, de asesinar, de robar o de agredir…
Así las cosas, lo primero es detener el narcotráfico y el crimen organizado, porque son los elementos que pueden recrudecer y engrandecer la inseguridad ciudadana. Por eso es que estoy absolutamente de acuerdo en que el país cuente con ayuda militar internacional, sobre todo proveniente de Estados Unidos, que siempre ha sido un país amigo del nuestro, y que tiene interés común con nosotros en el tema de detener el narcotráfico y la organización  de grupos sofisticados de delincuentes con poder, por lo que aquí se conoce como crimen organizado. Colombia ha sido exitoso en este campo.
Nuestro país es tierra de paso para los narcotraficantes, que son poderosos a los dos lados del istmo centroamericano, sobre todo en México y Colombia. Antes, tuvieron mucho poder los carteles (sin tilde) de Cali y de Medellín, pero el gobierno de Uribe ha dado pelea insigne, con ayuda del ejército de Estados Unidos, y ahora se sabe del poder nefasto que tienen en nuestra patria los carteles de México.
Si contáramos con cuerpos policiales, con fuerzas aéreas y navales, y si fuéramos un país rico, con recursos financieros abundantes para contar con barcos patrulleros, aviones y helicópteros modernos, y equipo por el estilo, no necesitaríamos de Estados Unidos, pero ni tenemos ni queremos tener equipos militares. Entonces, o nos ayudan lo países que tienen interés y poder para ayudarnos, o estaremos entregando el país al poder ominoso e inclemente de los narcotraficantes. No tenemos otra opción: o nos ayudan los gobiernos amigos, o les damos la llave a los cacos, a los pillos internacionales, a los mafiosos…Quienes se oponen con un discurso patriotero son cualquier cosa menos patriotas, porque se oponen a que vengan barcos de Estados Unidos pero no hacen lo suficiente, ni pueden hacer lo mínimo para detener el arribo de barcos con drogas, de avionetas y helicópteros de los carteles de México que entran y salen de Costa Rica como Pedro por su casa. Esos, los narcotraficantes, los delincuentes internacionales, si son enemigos de Costa Rica. A esos hay que declararles la guerra, si queremos seguir siendo un país de paz, y para hacerle la guerra al narcotráfico necesitamos de la ayuda de Estados Unidos, le duela a quien le duela. La paz de Costa Rica no puede ponerse en riesgo por el discurso antiyanqui, trasnochado y burdo, de unos cuantos.
La dignidad y la soberanía del país están en riesgo, pero por culpa del narcotráfico, no de la ayuda internacional que nos permita combatir el imperio soez de las drogas.
El problema de la inseguridad nacional tiene muchas vertientes y aristas, pero no hay puntos definitivos e incuestionables, como las siguientes; 1. la inseguridad se dispara por la brecha social entre ricos y pobres; 2. la pobreza y el desempleo impulsan la delincuencia; 3. hay formas de agresión como la violencia domestica que están llevando a las nuevas generaciones a trasgredir el orden a través de vandalismo y drogadicción; 4. si no hay oportunidades en la zona rural y si hay deserción escolar, tenemos campo fértil para el crecimiento de las bandas juveniles en la zonas urbanomarginales, y, 5. hay actores poderosos en la inseguridad ciudadana, sobre todo narcotráfico, el consumo de drogas ilícitas y el crimen organizado.
Viernes, 09 Julio 2010 Escrito por

La política de comercio exterior e inversión 2010-2014

Durante el cuatrienio 2010-2014, Costa Rica impulsará una política proactiva de comercio exterior e inversión, cuyo punto de partida será la plataforma de comercio exterior que hemos venido construyendo a lo largo de los últimos 20 años y que incluye nuestra participación en la Organización Mundial de Comercio (OMC) así como acuerdos comerciales con más de una docena de países.
Sobre la base de esa plataforma, la política de comercio exterior se organizará alrededor de tres pilares fundamentales:
Primero, la consolidación, ampliación y racionalización de la plataforma de comercio exterior del país. Con este propósito promoveremos la aprobación legislativa de los tratados de libre comercio con China y Singapur; llevaremos adelante la revisión legal y firma del acuerdo con la Unión Europea para de seguido impulsar su aprobación legislativa; exploraremos nuevas opciones para negociar tratados comerciales; relanzaremos la agenda de la integración centroamericana para orientarla a la facilitación del comercio, la obtención de resultados y la solución de problemas; revisaremos los acuerdos con México y  Canadá; y continuaremos nuestra activa participación en la OMC y en la Ronda Doha.
Segundo, la optimización de la gestión de los acuerdos comerciales para que la plataforma de comercio exterior funcione efectivamente. A tales efectos, estamos en proceso de elaborar un plan para mejorar el funcionamiento de estos acuerdos, que involucre a todos los  ministerios de gobierno que tienen relación con este tema, en particular la Dirección General de Aduanas, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Economía y que redunde en un fortalecimiento de estas instituciones con miras a la facilitación del comercio, la incorporación de la tecnología de la información y la verificación del cumplimiento de las obligaciones por parte de nuestros socios comerciales y de nosotros mismos.
Y, tercero, el mejor aprovechamiento de esta plataforma de comercio exterior, incrementando su uso por más y más beneficiarios. En esta línea, cobran particular relevancia los esfuerzos de promoción de exportaciones que desde ya estamos realizando con el apoyo de Procomer y, también, de una serie de organizaciones empresariales; la atracción de nuevas empresas internacionales a territorio nacional, con el apoyo de Cinde; y, los esfuerzos para el mejoramiento de la competitividad que liderará el Consejo de Competitividad e Innovación establecido recientemente por parte de la señora Presidenta de la República.
Esta agenda de comercio exterior es muy importante pues su ejecución contribuirá al crecimiento y desarrollo del país, generando nuevas y mejores oportunidades para los costarricenses, a través de la generación de empleo y el mejoramiento de la calidad de vida.
Durante el cuatrienio 2010-2014, Costa Rica impulsará una política proactiva de comercio exterior e inversión, cuyo punto de partida será la plataforma de comercio exterior que hemos venido construyendo a lo largo de los últimos 20 años y que incluye nuestra participación en la Organización Mundial de Comercio (OMC) así como acuerdos comerciales con más de una docena de países.
Jueves, 08 Julio 2010 Escrito por
Página 417 de 427

CANARA Cámara Nacional de Radiodifusión de Costa Rica

Suscríbase a nuestro boletín

Recibe lo mejor de Canara Semanalmente!

  • Lo destacado de Panorama
  • Los Mejores Comentarios

Contactos CANARA

Barrio La California, San José, Costa Rica
T: (506) 2256-2338
F: (506) 2255-4483