Comentarios

 

¡Un libro!, para ser mejores humanos...

Expresaba la destacada intelectual costarricense, doña Estrella Cartín de
Guier, que "la vida es una cuando leemos y otra cuando se nos priva de
hacerlo. Nuestra existencia sin la lectura, sin el libro, pierde vuelo, y
queda reducida a la chata y ramplona realidad".
En efecto, en este mundo de una agobiante superficialidad, más que nunca los
libros se transforman en una herramienta fundamental para el desarrollo
cultural, social y, ante todo, espiritual de los pueblos.
Para quienes escribimos, el libro es el medio mediante el cual se aportan
ideas, se compromete con el conocimiento y la creatividad, se propone el
análisis o el debate sobre algún tema, se sugiere cómo utilizar el tiempo
libre y se busca iluminar el alma de quienes degustan los muchos mundos que
transitan en cada página.
Para quienes son lectores, el libro constituye la incógnita del saber, el
placer de recrear e imaginar, representa la ordenada agrupación de
conocimientos, la síntesis o divergencia de múltiples ideas, el despliegue
de la imaginación, la búsqueda y el encuentro...
Hay libros que nos hacen sufrir, otros nos provocan gozo; los hay de fácil
lectura, también los hay complicados; algunos esclarecen, otros nos generan
dudas; sin embargo,  sea cual sea su intención, los libros tienen el
privilegio de ser, casi siempre, los principales autores de otros libros y
de muchas historias de vida de los humanos.
Porque más allá de la perspectiva física, si se profundiza más, el libro
simboliza un conjunto de letras que evoca ideas, imágenes, conceptos; los
cuales, penetran en el entendimiento e interpelan la razón; y todavía
después de la razón, el libro constituye emociones, certidumbres, angustias,
serenidad y sueños.
En este sentido, la lectura que hacemos de los libros no sólo instruye, sino
que puede educar, crear hábitos de reflexión, recrear y entretener. Ayuda al
desarrollo y perfeccionamiento del lenguaje, mejora las relaciones humanas,
aumenta el bagaje cultural, forma la personalidad, desarrolla la creatividad
y fomenta el sentido estético y la inteligencia.
Leer, pues, atrae los aspectos más elevados y primordiales de la mente. Las
personas quienes cosechan el maravilloso hábito de la lectura amplían su
mundo, con lo cual se hallan más abiertas al cambio y mejor orientadas al
futuro.
Sin duda, existe una fuerte correlación entre los hábitos de lectura de un
pueblo y su desarrollo material, social y espiritual, pues la lectura es la
base de la educación y la educación es el factor esencial de la igualdad
social en el mundo moderno.
Por eso, a pesar de la gran competencia que la globalización le representa
al mundo literario, y ante un sistema educativo que obliga a la lectura más
que a disfrutarla, se puede aseverar que mientras los humanos articulen,
razonen y sean capaces de sentir, afortunadamente habrá un espacio y un
reclamo para los libros.
Ciertamente ellos son la diferencia entre la ignorancia y el saber; entre la
luz y la sombra; entre la esperanza y la desesperanza; porque cualquier
libro siempre, en algún sentido, nos hace mejores humanos.
Ojalá que sigan habiendo muchos autores que estén dispuestos a desnudar su
alma mediante su escritura, y muchos lectores decididos a hacer de la
lectura, una primordial razón de vida. Solamente así se logrará descubrir
que la lectura, más que una obligación, constituye un verdadero placer.
Expresaba la destacada intelectual costarricense, doña Estrella Cartín de Guier, que "la vida es una cuando leemos y otra cuando se nos priva de hacerlo. Nuestra existencia sin la lectura, sin el libro, pierde vuelo, y queda reducida a la chata y ramplona realidad".
{mp3}com miercoles{/mp3}
Miércoles, 30 Junio 2010 Escrito por

IDEAS SOBRE TLC CON CHINA QUE TODAVIA SE SIENTEN EN EL AMBIENTE DE COMERCIO EXTERIOR:

¿Por qué a nosotros los ticos nos cuesta tanto  entender que el progreso requiere trabajo y esfuerzo  departe de todos?
Para Costa Rica las negociaciones con otros bloques económicos en el pasado han dado frutos y en la mayoría de casos han servido para el bienestar del país en general. En la búsqueda de este bienestar vamos a encontrar trabas y situaciones en las cuales los puntos a resolver parecen sin solución alguna,  pero al final siempre se dan las mejores ideas para salir adelante.
Desarrollo Económico En Nuestro Mercado:
Según  la historia los países o naciones grandes  más desarrollados pudieron  generar  productos  y servicios de mayor calidad,  con esto fueron creciendo y desarrollándose  mientras que los países pequeños estaban donde estaban, quedando atrás y subdesarrollados.
Hace medio siglo atrás se había  tratado de hacer una industrialización por parte de estos países en vía de desarrollo aplicando las barreras arancelarias que prácticamente no dejaban ingresar productos al país con eso se pensaba que al no contar con dichos productos se verían obligados a producirlos en su país.
En poco tiempo se dieron cuenta que esto estaba mal, que sus recursos son demasiado limitados para lograr la calidad de productos deseados  y que al final estos serian de inferior  calidad. Por lo menos todo no fue tan malo en esta etapa se creó un mercado con cuatro países vecinos de Centroamérica esto brindo un alivio al poder crear algunas industrias a pesar de que se es un país pequeño.
En la actualidad grandes industrias alrededor del mundo se dieron cuenta de  este tipo de diferencias entre mercados y que esto ponía en riesgo su bienestar,  por ello están intentando intervenir en ellos con mayor fuerza.
Con esto países como Costa Rica logran acceder a grandes mercados con acuerdos bilaterales de libre comercio con algunos productos claves. Debido a esto nuestro país se vuelve más eficiente en producir más cantidad para exportar  y con esto generamos mayores ingresos para poder importar lo que necesitemos o queramos.
Según los productores Costarricenses  para ellos poder proteger su bienestar deben duplicar el número de aranceles y con esto hacer crecer el precio de sus productos en el mercado nacional, no teniendo en cuenta que para los consumidores sea mejor importarlos de otros países con precios más baratos y de mayor calidad. Ellos argumentan que si se llegan a liberar las importaciones corren el riesgo de perder sus trabajos y mencionan que estos productos del
exterior no serán de la misma calidad que los producidos por ellos. Lo que dan a entender con esta actitud es sensación de que a ellos lo que les interesa es ganar más sin importarles subir los precios para los consumidores nacionales.
Algunas cámaras de comercio en Costa Rica argumentan que Tratados de libre comercio como el que firmado con China lo que traerá son perdidas para el país sin darse cuenta que al contrario de lo dicho por ellos están vinculándose a un mercado dinámico el cual en este momento es el más grande del mundo.
En relación al tratado con China este puede traer muchos trabajos los cuales hoy en nuestro país no se tiene ni siquiera una idea de que se pueden hacer, además con la experiencia brindada con otros tratados vigentes, se podrá dar fe de que nos dará cosas importantes para el crecimiento de nuestra economía.
Este tratado ya empezó a dar sus frutos, si no el ejemplo más grande es el nuevo Estadio Nacional el cual será el número uno en toda Centroamérica. Este proyecto donado por el gobierno Chino ayuda a entender grandes cosas  como por ejemplo:
1-     La cantidad de empleos que se van a generar.
2-     La relevancia y el atractivo para que nos tomen en cuenta en el deporte mundial.
3-     No solo lo económico sino también para toda la juventud que quiera disfrutar  sana mente.
4-     Por lo tanto existen un sin número de beneficios a los cuales todos nos veremos beneficiados.
Es inexplicable como en nuestro país todavía se den trabas para proyectos como estos y hace pensar que por causa de unos pocos se tenga retroceder el progreso de una nación, que requiere una inmediata introducción de capital extranjero.
¿Por qué a nosotros los ticos nos cuesta tanto  entender que el progreso requiere trabajo y esfuerzo  departe de todos?
Para Costa Rica las negociaciones con otros bloques económicos en el pasado han dado frutos y en la mayoría de casos han servido para el bienestar del país en general. En la búsqueda de este bienestar vamos a encontrar trabas y situaciones en las cuales los puntos a resolver parecen sin solución alguna,  pero al final siempre se dan las mejores ideas para salir adelante.
{mp3}com 29-06-10{/mp3}
Martes, 29 Junio 2010 Escrito por

La ética del trabajo y la Asamblea Legislativa.

Luego de todo lo que se dio en nuestro medio con la idea de incrementar el salario a los diputados, ha surgido un tema que resulta esencial. Se trata, ni más ni menos, del tema de la ética del trabajo que ha de acompañar el servicio público de las mujeres y los hombres elegidos para servir desde el primer poder de la República.

 {mp3}com 28-06-10{/mp3}

Lunes, 28 Junio 2010 Escrito por

¡El vivir bien!

Aristóteles, en su Política, que es considerado como el primer tratado sobre “las cosas de la ciudad”; afirma que “el fin de la  política, como una tarea de y para los ciudadanos, no es el vivir; sino, el vivir bien”.  Es decir, procurarles la felicidad a todos sus miembros.

 {mp3}com 28-06-10{/mp3}

Sábado, 26 Junio 2010 Escrito por

EN DEFENSA DE NUESTRO SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL

Hace unos pocos meses, en Estados Unidos se aprobó una reforma de salud sin precedentes y en su defensa en el congreso, alguien recordó que en un pequeño país de Centro América existe desde hace muchos años un sistema de seguridad social sostenido por aportes de afiliados y patronos.
Ese país se llama Costa Rica y gracias a la existencia de un sistema solidario, esta pequeña nación goza de índices de salud comparables únicamente con países desarrollados. Por eso, la mortalidad infantil es la más baja de América y de las más bajas del mundo, y gracias a ese esquema nuestra expectativa de vida es tan alta o más que la de países desarrollados como Japón, Alemania y Estados Unidos.
Es comprensible que nos pongamos orgullosos cuando se exhiben en el extranjero estos logros de nuestro sistema de seguridad social.  Pero no debemos olvidar que a quien mucho se le da mucho se le pide, y esa convicción debe movernos a salvaguardar a la Caja del Seguro Social, emblema de la seguridad social de la que debemos sentirnos tan orgullosos y a la cual es urgente rescatar de algunos males que la hacen peligrar.
Esta institución cuenta con muchos amigos y también una enorme lista de enemigos.
Además de los empleados que en inmensa mayoría trabajan con mística y dedicación;  el máximo representante de los defensores de la Caja son personas como don Francisco Prado,  quien con 79 años renunció a su pensión del régimen no contributivo,  para que la Caja pueda darle esa pensioncita a alguien que la ocupe más que él.
Héroes como don Francisco, son los que necesitamos destacar e imitar. Gracias don  Francisco por su bondad y gracias por enseñarnos el valor supremo de la gratitud con una institución a la que todos deberíamos agradecer.
Entre los enemigos de nuestro sistema de seguridad social, la lista es encabezada por los cientos de patronos morosos, que con cinismo se apropian de las sumas retenidas a sus empleados y evaden los pagos de sus cargas patronales, cargándole a la institución enormes pérdidas y a los pobres empleados la molestia de no ser atendidos sin que se les cobren los servicios prestados. Esto, sin considerar el enorme daño propinado a su futura pensión.
Le siguen algunos funcionarios administrativos que dan mal servicio a los usuarios como si se tratara de pedir  limosna o como si fueran los dueños y nos prestaran un favor gratuito.
Por último un enemigo silencioso y en apariencia poco dañino, es la práctica de los usuarios que hacen uso desmedido y abusivo de las incapacidades.
Hay gente que ante el mínimo dolor de pestañas, se apersona a las clínicas y hospitales y con capacidad actoral, confunde y compra incapacidades para ir de viaje,  reponer la resaca del fin de semana  o simplemente quedarse en casa disfrutando de un partido de futbol.
Sin pretender recetar la pomada canaria para los males de la Caja, creo que, al acabar con los biombos, con la morosidad y con el abuso en las incapacidades;  podríamos rescatar a este sistema de seguridad social, orgullo costarricense, emulado hasta por las potencias y dignificado por gente como don Francisco Prado,  en quien se reflejan auténticos valores costarricenses.
Hace unos pocos meses, en Estados Unidos se aprobó una reforma de salud sin precedentes y en su defensa en el congreso, alguien recordó que en un pequeño país de Centro América existe desde hace muchos años un sistema de seguridad social sostenido por aportes de afiliados y patronos.
Ese país se llama Costa Rica y gracias a la existencia de un sistema solidario, esta pequeña nación goza de índices de salud comparables únicamente con países desarrollados. Por eso, la mortalidad infantil es la más baja de América y de las más bajas del mundo, y gracias a ese esquema nuestra expectativa de vida es tan alta o más que la de países desarrollados como Japón, Alemania y Estados Unidos.
Es comprensible que nos pongamos orgullosos cuando se exhiben en el extranjero estos logros de nuestro sistema de seguridad social.  Pero no debemos olvidar que a quien mucho se le da mucho se le pide, y esa convicción debe movernos a salvaguardar a la Caja del Seguro Social, emblema de la seguridad social de la que debemos sentirnos tan orgullosos y a la cual es urgente rescatar de algunos males que la hacen peligrar.
Esta institución cuenta con muchos amigos y también una enorme lista de enemigos.
Además de los empleados que en inmensa mayoría trabajan con mística y dedicación;  el máximo representante de los defensores de la Caja son personas como don Francisco Prado,  quien con 79 años renunció a su pensión del régimen no contributivo,  para que la Caja pueda darle esa pensioncita a alguien que la ocupe más que él.
Héroes como don Francisco, son los que necesitamos destacar e imitar. Gracias don  Francisco por su bondad y gracias por enseñarnos el valor supremo de la gratitud con una institución a la que todos deberíamos agradecer.
Entre los enemigos de nuestro sistema de seguridad social, la lista es encabezada por los cientos de patronos morosos, que con cinismo se apropian de las sumas retenidas a sus empleados y evaden los pagos de sus cargas patronales, cargándole a la institución enormes pérdidas y a los pobres empleados la molestia de no ser atendidos sin que se les cobren los servicios prestados. Esto, sin considerar el enorme daño propinado a su futura pensión.
Le siguen algunos funcionarios administrativos que dan mal servicio a los usuarios como si se tratara de pedir  limosna o como si fueran los dueños y nos prestaran un favor gratuito.
Por último un enemigo silencioso y en apariencia poco dañino, es la práctica de los usuarios que hacen uso desmedido y abusivo de las incapacidades.
Hay gente que ante el mínimo dolor de pestañas, se apersona a las clínicas y hospitales y con capacidad actoral, confunde y compra incapacidades para ir de viaje,  reponer la resaca del fin de semana  o simplemente quedarse en casa disfrutando de un partido de futbol.
Sin pretender recetar la pomada canaria para los males de la Caja, creo que, al acabar con los biombos, con la morosidad y con el abuso en las incapacidades;  podríamos rescatar a este sistema de seguridad social, orgullo costarricense, emulado hasta por las potencias y dignificado por gente como don Francisco Prado,  en quien se reflejan auténticos valores costarricenses.
Viernes, 25 Junio 2010 Escrito por
Página 426 de 434

CANARA Cámara Nacional de Radiodifusión de Costa Rica

Suscríbase a nuestro boletín

Recibe lo mejor de Canara Semanalmente!

  • Lo destacado de Panorama
  • Los Mejores Comentarios

Contactos CANARA

Barrio La California, San José, Costa Rica
T: (506) 2256-2338
F: (506) 2255-4483