Lunes, 27 Julio 2015 05:56

Lanzar las plumas desde un campanario.

Escrito por

Cuando se acusa a algún ser humano, es como si se lanzara un saco lleno de plumas desde un alto campanario, recogerlas luego es tarea imposible, de ahí la conveniencia de un análisis serio del quehacer de la prensa, no para imponerle mordazas como pretendían algunas manos anónimas desde un oscuro ministerio, pero sí para evitar abusos que en aras de la libertad y para ser justos, también se cometen.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Descargar


Casos como el del exfutbolista Rolando Fonseca y muchos otros deben mover a la meditación, ante la simple acusación, con fines no siempre claros, se monta un show mediático y cuando se desestima la causa, en el mejor de los casos una pequeña nota da cuenta de la absolutoria y para decir verdad, eso no es para nada justo, máxime con los estragos para la vida de la víctima, que en nuestro régimen tiene derecho a la presunción de inocencia, en tanto los tribunales de justicia no dicten sentencia firme.
Algunos personajes se encargan de plantear denuncias a diestra y siniestra e inmediatamente las refieren a los medios de comunicación, que en la mayoría de los casos muerden el anzuelo y si bien procuran la versión del acusado, la desproporción de los titulares y las notas los colocan al borde de la indefensión, hasta terminar triturados en ese tribunal inclemente denominado redes sociales, donde cualquiera se erige en juez y le hace coro al victimario de turno.
La legislación de prensa en nuestro país es obsoleta, el marco general sigue desajustado, más desde hace un par de lustros o menos, cuando irrumpió con fuerza la comunicación digital que sigue como moro sin señor.
Hace falta un debate desapasionado y maduro con respecto al rol de los medios de comunicación social, la Asamblea Legislativa debería ser el foro natural para sentar a la mesa a los diversos actores, no es justo que algunas personas sigan solas recogiendo las plumas de su mancillado honor, en tanto muchos se desgarran sus mugrosas vestiduras que disumulan pudendos derechos humanos que ni por asomo respetan.

Contactos

Barrio La California,
San José, Costa Rica,
T: (506) 2256-2338
F: (506) 2255-4483

Accesos